sábado, 13 de junio de 2009

Testimonio y tortura
en la obra de Víctor Montoya


El tema de la tortura, en tiempos en que el clamor popular pide que los ex dictadores sudamericanos sean juzgados por sus delitos de lesa humanidad, vuelve a ser un punto de apoyo para no olvidar el pasado ni repetir la historia. En este caso, los cuentos de Víctor Montoya (La Paz, Bolivia, 1958), son una clara denuncia y protesta contra los crímenes cometidos a nombre de «la defensa de la soberanía nacional y la lucha contra la subversión comunista». El autor, que sufrió la persecución, la cárcel, la tortura y el exilio durante el régimen de Hugo Banzer Suárez, ha recreado la realidad dantesca de las cámaras de tortura a partir de una experiencia personal y colectiva, con la intención de rescatar la voz anónima de las víctimas y dejar un testimonio vivo de una de las etapas más sombrías de la historia de América Latina.

Días y noches de angustia, que revela los diversos métodos de tortura que usaron las dictaduras militares en el marco de la denominada «Operación Cóndor», obtuvo el Premio Nacional de Cuento de la Universidad Técnica de Oruro, en 1984. Además, según la crítica especializada, con este escritor ingresa el tema de la tortura en la literatura boliviana del siglo XX.

Cuentos violentos, impregnados de realismo y suspense, deja constancia de los atropellos a la dignidad humana que las dictaduras cometieron antes y después de que se firmara el documento de fundación del Plan Cóndor durante la Primera Reunión Interamericana de Inteligencia Nacional realizada en Santiago en 1975.

El Plan Cóndor, cuyos «archivos del terror» fueron descubiertos en una comisaría de Asunción en 1992, alcanzó una sofisticada cooperación por encima de las fronteras entre los servicios de inteligencia de Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay y Bolivia, entrenados y alentados por EE.UU.

En el acta de clausura de la reunión Interamericana de Inteligencia Nacional, se decía, entre otros, «Iniciar contactos bilaterales o multilaterales, proporcionar antecedentes de personas y organizaciones conectadas con la subversión y establecer un directorio completo con los nombres y las direcciones de aquellas personas que trabajen en Inteligencia para solicitar directamente los antecedentes de personas y organizaciones conectadas directa o indirectamente con el Marxismo...».

Los cuentos de Víctor Montoya, que forman parte de la memoria histórica, nos aportan datos para seguir el juicio contra los responsables de la «Operación Cóndor», con la esperanza de que no queden impunes los crímenes ni se olvide la memoria de las víctimas del terrorismo de Estado.

Vídeo:

No hay comentarios: